lunes, 27 de enero de 2014

PRIMERA EXCURSIÓN DE LA TEMPORADA ALHAMA DE GRANADA



Al fin pudimos realizar la ruta por Alhama, en las antípodas meteorológicas del fin de semana anterior, si el Domingo 2, fue quizá uno de los días más malos (meteorológicamente hablando) del año, podríamos decir que este pasado Domingo disfrutamos de uno de los primeros días primaverales de este año. Con temperaturas de hasta 22 grados centígrados, donde la sensación térmica a veces rozaba casi los 30. Cielos despejados viento 0 y una helada que cayó durante la noche que nos dejo una estampa blanca al llegar, pero que conforme avanzaban las horas del día fue dejando paso a un ambiente realmente primaveral.
La excursión, un absoluto éxito, tanto en participación como en su desarrollo, con un total de 57 participantes que venidos no solo de Antequera, sino también de Villanueva del Trabuco, Humilladero, etc.
El recorrido total fue de 13 kilómetros 600 metros hasta llegar a las termas, recortamos un poco la ruta en la salida ya que donde decidimos comenzar había un sitio mejor para bajar del autobús y evitar el peligro de la carretera. Desde este punto, a escasos 3 km de Jatar, por la carretera, seguimos una pista que desciende en dirección oeste y nos lleva a encontrarnos con un tramo del GR-7 que tomamos en dirección a Alhama de Granada.
Fue en el momento en el que encontramos el GR-7, cuando realizamos una parada para desayunar, momento de obligado cumplimiento en el que tomamos la energía necesaria para emprender la caminata hacia Alhama, que aunque en descenso y con pocos pasos complicados requiere estar en perfectas condiciones para disfrutarla.

El Gr-7 discurre por laderas y algunos arroyos hasta encontrarse con una pista bastante ancha y en buen estado, por la que no discurren demasiados vehículos y en la que pudimos llevar un promedio de avance bastante elevado, sobre todo los primeros, aunque el promedio autentico, lo marcan los últimos.
Durante el recorrido pudimos ir viendo como el paisaje cambiaba constantemente desde un monte bajo mediterráneo en el que abundaban el Lentisco la encina y algunas especies propias de este escenario como la lagartija ibérica que Mario capturó y nos mostro a todos, con intención mas que otra cosa de darle algún que otro susto a más de uno.

Durante la primera parte del recorrido pudimos disfrutar de especies salvajes como el Quejigo, totalmente deshojado, el Enebro, y otras plantadas, pero no por ello menos espectaculares como las choperas que encontrábamos en las riberas, junto a alguna que otra tomatera ya seca.

Al llegar a la Pantaneta del Rio Alhama, pudimos disfrutar desde el mirador de aves, de las numerosas especies que habitan este ecosistemas, con especies como la Focha Común, las gallinetas, entre otra gran cantidad de anátidas. Aquí en este punto en el kilometro 7 nos tomamos la foto de grupo y tras la foto, continuamos nuestro camino hacia Alhama por la segunda parte del recorrido, quizá la mas espectacular.

La segunda parte del recorrido discurre por el cañón labrado por el rio durante miles de años en las arenas Miocenas depositadas durante la fase pelágica de este territorio. Un aspecto geológico que encontramos en otros entornos andaluces y que no dejan de asombrar al senderista o el viajero que visita estos lares, esperando encontrar la estampa de pueblo andaluz entre olivos, y se encuentra un enclave único con escarpes y barrancos, propios de otros lugares remotos.

Por si fuera poco la riqueza paisajística de la zona le debemos de sumar el valor etnológico, ya que estamos en una zona cargada de historias y de leyendas, que pueden quedar corroboradas al ver las ruinas y restos a lo largo del rio, de pilas de lavar, piedras de molino y los auténticos molinos, actualmente en ruina.

Continuando por el rio y volviéndolo a cruzar comienza la subida al pueblo por una escalinata de espectacular belleza, donde poco a poco ganas altura y puedes observar la inmensidad del cañón que hemos recorrido durante la mañana. Aquí tuvimos el único incidente del día, en el que trueno el perro bodeguero de manolo uno de nuestros senderistas, se despeño por esta escalinata cayendo dos alturas, se quedo conmocionado y pensábamos todos que podía haberse lesionado bastante, al llevarlo al veterinario de guardia del pueblo, verificamos que nada había pasado y que todo se quedo en un susto.

Al llegar al pueblo nos dispersamos todos cada uno a donde tenía pensado comer, algunos comieron bocadillos en las choperas, otros en parques y sitios soleados y bellos del pueblo, y otros en los bares, cuyas tapas no decepcionan.
Al terminar de comer nos dirigimos hacia las termas a disfruta de un reconfortante baño en este manantial termal con aguas a 39 grados centígrados, en las que tanto niños como adultos disfrutaron de un baño al aire libre en pleno mes de Enero.

Sin lugar a dudas una gran excursión, como decía mas de uno deberíamos de procurar que todas las rutas terminaran en las termas de Alhama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario