lunes, 11 de noviembre de 2013

SENDERISMO OTOÑO BOBASTRO EL VALLE



BOBASTRO - VALLE DE ABADALAJÍS
Otro día esplendido, en el que hemos realizado una de las excursiones más espectaculares, por sus increíbles paisajes y la gran cantidad de elementos interesantes, que hemos encontrado durante su desarrollo.
Comenzamos el día como siempre a las 8:00 de la mañana desde la plaza de toros esperando 5 minutos de cortesía para aquellos que se demoran algo mas por ser domingo y tan temprano, y sin mas esperas nos vamos hacia Bobastro.
Tras algo mas de una hora de autobús, alcanzamos el enclave arqueológico, con la decepción de encontrarlo  cerrado, ya que desde Octubre la única forma de poder acceder a las ruinas es mediante cita ya que el servicio de visitas que existía desde hace poco en la zona ha sufrido los recortes de esta crisis. Lo que no es comprensible es el porqué este recinto no permanece abierto para el disfrute de todo aquel que lo deseé como lo ha estado hasta hace poco.
Volviendo al tema que nos atañe, el autobús nos deja en la entrada del camino en el que tomamos el GR-7 la ruta de gran recorrido que no dejaremos durante todo el recorrido, a excepción del tramo de la escalera árabe que ya comentaremos más adelante. Esta ruta es una ruta de larga distancia que va desde Tarifa a Estambul y que discurre por todas estas sierras llevándonos desde la Mesa de Villaverde hasta el Valle de Abdalajís.
Al dejarnos el Autobús caminamos unos minutos hasta encontrar un lugar soleado y con buena vista, donde tomaremos el desayuno, parte vital del día para afrontar la jornada.


Desde que comenzamos el camino, nos acompañó la misma meteorología prácticamente, un día soleado, aunque con nubes altas que de vez en cuando tapaban el sol y te obligaban a ponerte algo para no enfriarte, las temperaturas fueron desde los 12º de la mañana hasta los 24º en algunos tramos del recorrido, sobre todo en las solanas, las cuales ocupaban una buen tramo de la segunda parte del recorrido.
Tras el desayuno continuamos nuestra marcha bajando por una cañada de gran belleza en la que pudimos disfrutar de un paisaje formado por conglomerados Miocenos, con cantos rodados, prueba del fondo marino que ocupaba esta zona hace 50 millones de años, y que han dejado en la actualidad un paisaje único e increíble, en el que la vegetación ha invadido las zonas donde la roca desnuda a dejado formar algo de suelo. 



Llegamos al final de la bajada que aunque en bajada, no deja de ser escarpada y con grava suelta, dificultando a los menos experimentados  el paso por este bello sendero.
Tras dejar la cañada cruzamos el embalse de la encantada por su presa, dirigiéndonos hacia la aldea del Chorro, que cruzaremos no sin antes repostar en la tiendecita de Maribel, la cual nos pilla de camino hacia el desafío del día, la subida por el puerto de Flandes.
Esta subida discurre por pistas forestales, muy bien adaptada y sin grandes dificultades, tan solo algunas rampas con algo más de pendiente, pero nada técnico.
Ya casi al final del puerto en una de las últimas curvas nos encontramos con la entrada a la escalera árabe, donde todos quedaron esperando para empezar la subida todos juntos.

La escalera  árabe es un lugar espectacular, un paso por el que se salvan más de 100 metros de tajos mediante una discontinuidad en los farallones calizos que ha sido aprovechado por los hombres para acceder a la parte alta sin tener que rodear todos los tajos frontales.


Las vistas cada vez mas espectaculares se suceden con escaladores que le dan al lugar un toque de aventura ya que los acantilados cada vez van ganando mas altura, y el patio cada vez es mas espectacular.






Al llegar a la parte alta, paramos en una zona de buenas vistas para realizar como no, la obligada foto de grupo, con las cara de alguno que otro desencajada tras la subida, eso si con la gran recompensa de las vistas y el hecho de estar en la cima.

Continuamos nuestro camino atravesando unos almendros, hasta llegar al comienzo del pinar donde pararemos para comer y repostar energía, la cual hemos perdido subiendo.

Tras la comida, la ruta se hace más llevadera y en su mayoría va en bajada buscando  nuestro final en el Valle de Abdalajís. Antes de llegar disfrutaremos de un camino en bajada con unas vistas espectaculares de los montes de Málaga y el reciente quemado cerro de Santi Petri, en una solana preciosa eso si azotada por el viento que en esta ocasión no muy fuerte pero constante nos empuja hacia el pueblo.

De camino al Valle encontramos la única fuente en la que nos hemos acodado de repostar en todo el camino, una bellísima fuente de origen romano, en la que nos refrescaremos antes de llegar a l final como siempre en un bar donde tomaremos un cafelito o algo calentito antes de regresara a Antequera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario